sábado, 9 de diciembre de 2017

MI DIR


Cada día recogemos más y más información, opiniones y referencias diversas de nuestro entorno y otros ajenos con muchos denominadores comunes y que por tanto, compartimos y sumamos a nuestro constructo. Gracias también a nuestros contactos en red y las propias redes sociales, estamos más actualizados en conocimiento corriente y específico, generando por ello, más caudal de opiniones y más espíritu crítico. Compartimos, generamos foros de discusión aportando y dando valor y adherimos  nuestra conciencia profesional a la evolutiva y dinámica sociedad.

Según esto y según el alcance tan próximo de fórmulas y medios para formarse, intercambiar y experimentar hoy en día, y desde un punto de vista profesional, permanecer en la ignorancia o en la desidia parece más un ejercicio voluntario que un impedimento insalvable y por tanto reprochable cuando la actitud se sobrepone en contra del crecimiento y proyección. No solo el propio sino el de las personas que pudieran estar colaborando bien en tu área de trabajo o en dependencia absoluta directamente de ti.

Por tanto, estar actualizado, formado y con actitud a propósito de un fin encomendado, parece necesario, ineludible y muy poco excusable. Si tenemos en cuenta el entorno tan competitivo y cambiante podremos observar que existe cierta diacronía entre lo que pensamos, opinamos, nos formamos… y lo que vivimos realmente en nuestras organizaciones, observamos también que nos posiciona en desventaja contra un ritmo más acelerado respecto a otros sectores. Aún más, contra el cronológico.  

En lo que a organizaciones sanitarias se refiere, parece que el foro de opinión profesional centra el foco en los hospitales como núcleo de problemas y coyunturas en el establecimiento de prioridades necesarias para el desarrollo profesional, al menos del colectivo más mayoritario y que más peso asistencial soporta.

Aún a pesar de los distintos aspectos en los que podríamos profundizar, intrínsecos a la profesión, internos de organización y externos de planificación y presupuestación entre otros, y también más específicos, resulta redundante, y hasta asumido por consentimiento generalizado, el comportamiento de algunos y ciertos gestores de esta, nuestra profesión enfermera. De una manera u otra y por distintos medios se aglutinan las distintas y numerosas opiniones al respecto destacando la escasa involucración de direcciones de enfermería, salvo contadas excepciones y con escaso poder extramural, para sumar valor al posicionamiento interno de identidad profesional.

Un valor mermado por escasa y pobre actuación de responsables, al hilo de un liderazgo frágil, el de dichas direcciones. Se echa en falta un protagonismo auténtico, capaz y no exento de fuerza necesaria, para las contradicciones de un sistema que en sí mismo no facilita a dichos profesionales la cohesión interna.  Muchas veces la dirección es más bien confundida como un sistema de control delegado que reprime la expansión necesaria para lograr los desdibujados objetivos o insostenibles argumentos por carentes planes.

Necesitamos direcciones implicadas, atrevidas con identidad profesional colectiva, como elemento globalizador de peso que equilibre las necesidades de los profesionales en el desarrollo autónomo y profesional y por supuesto, la actuación consecuente de lo que de ellos se espera. Unas direcciones que regeneren la “marca profesional”, con capacidad de decisión en el marco de las decisiones conjuntas asistenciales y con participación en procesos, con cuenta de propuestas y de marco, también de presupuesto, con planificación y evaluación para la mejora. Esta regeneración es posible no solo por resultados extrapolables, difundibles y necesarios para el reclamo social, la adherencia colectiva y la coherencia disciplinar, sino que previamente hay que trabajar en la mejora de equipos y a través de los mandos intermedios.

Ellos son canalizadores y transmisores con responsabilidades operativas y estratégicas. Han de estar formados en las competencias necesarias para su desarrollo profesional y el que desempeñan. Habilidades personales, profesionales y sociales. Parece de alta exigencia pero nada más desolador para nuestro colectivo, ya de partida en clara desventaja respecto a otros, que un staff de profesionales desencantados, carentes de motivación personal o profesional que justifican su permanencia, por el confort y miedo a la pérdida del mismo y del tan necesitado por muchos, el estatus social que le confiere dentro de la organización y también fuera. Otros permanecen ante el claro convencimiento de que algún día aquello que no les gusta cambiará, y aguantan sujetos y firmes, bien intentando sostener algún criterio, bien  trasladando sin discriminación, ni filtro, su “disconfort” a profesionales. El desasosiego puede ser la menor de las consecuencias, pero internamente todos y cada uno de los profesionales procesa la indiferencia, la falta de orientación e incluso la omisión consciente, como efecto devastador en el seno de los equipos.

El interés inequívocamente ha de ser profesional, de todos y para todos, la formación es necesaria y ha de ser calculada para tal fin. Así como la responsabilidad en asumir la gestión como un encuentro en el que servir en distintas direcciones, ha de ser profesada con dedicación y ello ha de superar al individualismo e intento de crecederas personales y profesionales. Por ello la responsabilidad de los gestores enfermeros ha de pasar por una reflexión seria sobre el imponderable cometido y lo que de ellos se espera, pero lo que no hemos de permitir como profesionales, observadores, afectados, o partícipes son “suicidios profesionales” en formas diferentes y con consecuencias nefastas no solo personales si no para mayor detrimento de una profesión valiosa que lucha todos los días contra la ignominia de propios y ajenos.         




miércoles, 29 de noviembre de 2017

EL MISMO GÉNERO


Desde hace mucho tiempo, sigo con mucho interés lo movimientos de comunidades u organizaciones y también a grandes referentes o líderes que desde una perspectiva humanista y global persiguen acercar conciencias en temas como la igualdad, la violencia de género y el emprendimiento femenino, entre otros.

El fin último, bien podría ser el acercamientos entre géneros para una visión compartida y  participación conjunta y unívoca, que nos haga crecer como complementarios, sin el tan dificultoso esfuerzo de ser mujer en ámbitos no tan normalizados en cotas de género, y también en otros no solo normalizados, sino mayoritarios.
Una motivación y un interés que ha ido creciendo, a medida que he sido consciente del entorno que enmarca a mi profesión y madurando también en el proceso de desarrollo y crecimiento profesional. Un entorno, sanitario, particularizado, y no exento de una transformación paulatina, en cuanto al peso y distribución de género en sus diferentes profesiones.

En dichas organizaciones trabajan mujeres con muchas capacidades de innovación, de trabajo, de emprendeduría, de conjugación de ritmos vitales, de mantenimiento y cuidado de los de otros, de superación, de vivencias hostiles, de ambientes misóginos y clasistas, profesionales que dejan huella en el destino y fin de su trabajo.   
Parece también que el ámbito sanitario, tan endogámico y sustrayente, cohíbe a sus profesionales en las relaciones extradisciplinares hacia otros escenarios, y por reciprocidad, mujeres de otros ámbitos, de objetivos no tan sociales y diferente posición en mapeos sociales, desconocen los intereses de las primeras.

También es cierto y volviendo al interés inicial, la transmisión de estos objetivos y movimientos, no alcanza a todas las mujeres, muchas de ellas están inmersas en ámbitos laborales lejos de este contexto de ayuda, reconocimiento y emancipación.
Pertenezco a un colectivo profesional  en el que justamente, las mujeres viven contextos ambivalentes, realidades muy dispares dependiendo de los dados jugados o simplemente de los designios y cortapisas de otros. Mujeres que quieren emprender, que quieren mejorar, que quieren aportar y desarrollarse, pero las organizaciones de este tipo, suelen ser y actuar más como freno y sumidero que como impulsores de talento, oportunidades y reconocimiento. Son organizaciones, en un sistema muy complejo, con estructuras, redes y doctrinas internas, que la mayoría de mujeres del ámbito empresarial, desconocen. Parece en principio, que unas y otras, fuéramos mujeres de diferente orden, de entornos lejanos y que no compartiéramos las necesarias reivindicaciones de género y los mismos intereses.

No podemos dispersarnos e ignorarnos aumentando la distancia entre los ámbitos, sin llegar a confluir como si de mundos paralelos se tratara. Vivir fuera de los movimientos en red y del empoderamiento conjunto nos aleja de la convergencia necesaria. Estamos obligados a buscar fórmulas de acercamiento, confluir y sumar valor, ahí donde las mujeres puedan reaccionar y construir una estructura sólida de liderazgo genuino y sin opresión. Busquemos el nexo que acerque, aúne y afiance a las mujeres, las de todos los ámbitos, conformemos una estructura de oportunidad, seamos el pegamento social necesario reafirmando nuestros valores e intereses comunes, los que nos incumben a todos, los de una visión más social, más genuina, menos amarga, más iguales y más participativos.  




SENTIMIENTO BIPOLAR II



He decidido escribir una segunda parte, porque esas vivencias que me transmiten no me son ajenas. Cada individuo, tiene sus propias circunstancias, personales, su círculo familiar, de amigos…, pero me refería al ámbito laboral y por eso creo que no son ajenas.

Cada una de esas situaciones, emana de la interacción entre personas de la misma profesión, la nuestra, y de un contexto determinado. Un contexto laboral, profesional, verticalizado donde los factores más comunes a esas situaciones, son sentimientos, percepciones y objetivaciones de frustración, indignación o pérdida de dignidad, desamparo, incapacidad para tomar decisiones, afectación emocional, pérdida de estatus previo, adecuación situacional y profesional forzosa, pérdida de derechos, pérdida y menoscabo de la salud, pérdida del respeto, contraprestación descompensada etc… podría parecer esto, un suplicante y plañidero testimonio de lo que directa o indirectamente, ofrecen los escenarios actuales dentro de las organizaciones sanitarias, las relaciones e interacción que en ella se establecen y la gestión frente a las mismas.
Existe y se establece una exaltación del “yo puedo” frente a todo lo que representa limitación profesional en forma de obstáculos, negativas y otras formas torticeras de frenar, no solo el desarrollo de aptitudes y capacidades sino también la sostenibilidad y mantenimiento de la motivación personal. Una exaltación, que frente a los límites de la incomprensión, desconocimiento e intereses de gestores “adaptados” y “situacionales” requiere cuanto menos, sosiego en la viabilidad de planteamientos para que el “yo” no quede herido.

Problemas graves los que describen, sobre una enfermedad común, una epidemia, una plaga, es contagiosa, pasa inadvertida o vivida de manera “cómplice”, salpica, deja secuelas, a veces mata poco a poco, lentamente, si tienes seguro te puede cubrir aunque no siempre, depende de las “condiciones firmadas”, si no tienes seguro, necesitarás muchas defensas, dependerás de tu estado inmunológico y caerás en el desamparo, no hay antibiótico de última generación, ni fármaco innovador, demasiados antígenos para débiles recuerdos de vacuna. Algunos son vectores, muy mecánicos, que actúan transversal y verticalmente, verdaderos artrópodos transportadores de patógenos, en un medio inanimado y sin ánimas.

Es el norte, es el sur, es el este y lejano oeste. Es la expresión, es el sentir, mi hermano extraño, mi amiga fiel, es la real, la vida mísera, el entorno laboral, en el cuidado descuidado, en la intemperie forzada, en ambientes permitidos, en la inequidad, en la ansiedad, en el conflicto, en organizaciones enfermas de las que salir huyendo. No son cuatro paredes, son tú y yo, nosotros y ellos, vosotros y los que no estáis, los que fueron y los que serán, los que están, y son ellos. Tu que lo compartes, tu que lo ves, tu que lo callas, tu que lo respaldas, tu que lo amparas y a ti, que te culpas, te desanimas, sufres, enfermas, te repones, desgastas y afrontas.

Somos, tú y yo. Y sabes, que... #OTRAFORMAESPOSIBLE 




SENTIMIENTO BIPOLAR



En estos días, y otros más, de manera periódica y recurrente, se está hablando mucho sobre  cultura digital en las organizaciones, innovación en los ámbitos sanitarios, liderazgo directivo y también operativo, profesionalización de la gestión, desarrollo profesional inherente al avance y progreso social y sanitario, y así un largo etc…
Asistí al último congreso, con sensaciones de vuelta muy depurativas y ganas de seguir la estela que allí se marcó y unos cuantos afortunados vivimos. Un fin único, una meta clara y unos cuantos referentes profesionales transgresores que bien por su entusiasmo, trabajo, sacrificio y dedicación requiere y exige al menos respuesta.
Casi todos los días, en estos dos últimos años, reflexiono un mínimo de tiempo, unas veces de manera inusitada y otros por imperativo situacional. Son reflexiones duras, compartidas muchas veces con los que me acompañan en este fortuito y exasperante momento. Compañeras y compañeros que si bien me soportan prácticamente a diario, comparten un llamado “#otraformaesposible”, aquí añadiría incluso de 8h. a 15h., y que se resisten a las batallas estériles, no sintiéndose cómodos en la guerra. Son profesionales no solo de mi entorno, algunos son compañeros separados solo, por la enorme distancia kilométrica y a los que me siento más unida, quizás y sin pesar, que a otros de distancia más comarcal.
A menudo o con cierta frecuencia, recibo mensajes, correos, de realidades muy diversas y adversas. En unas ocasiones me transmiten apoyo, reconocimiento, gratitud, pero en muchas más, y son estas las que me perturban, me hacen reflexionar, situaciones muy concretas de realidades vividas, situaciones desde diferente ámbito de trabajo profesional y de distinto rango etario. Respondo a todas las cuestiones que se me plantean, trato de transmitir mi visión o perspectiva en el contexto al que se refiere y sobre todo intento apoyar y ofrecer una esperanza de cambio realista, y muchas veces solo cercanía, no puedo ser de otra manera.
Yo solo sé que no se nada, pero que mi afán por saber y aprender todos los días, me ayuda a sortear ciertas cuestiones, tanto las que están de mi mano, como las que no dependen de mí directamente y también, a calarme en otras que creo corresponden por mi implicación y sentir. Son estas últimas  por las que creo tengo la desgraciada empatía de entender prácticamente a todo el “mundo”, a todos esos profesionales que muestran una realidad vivida, discordante y desestabilizadora, emocionalmente desenfundada y con la vulnerabilidad resentida y convertida en "lecho" por tratar, o en barco de papel a merced del oleaje y en pleno océano.

Es por ello, que aprecio y agradezco la confianza descrita que muchos profesionales me ofrecen ante realidades cuanto menos bipolares, entre lo que acontece y lo que concurre, lo que se muestra y lo que se esconde, lo que se percibe y lo que se siente, quizás como cuando, quien ofreciendo una sonrisa,  guarda un resentimiento o una desgracia. Y en medio, el instinto de supervivencia disfrazado de una y diez versiones, tratando de dar respuestas a Maslow.     











sábado, 28 de octubre de 2017

DESMITIFICANDO EL LIDERAZGO



Conversaba recientemente con  compañeros y colegas acerca del tan mitificado y no menos manoseado término liderazgo. Dependiendo en qué contexto y por quiénes sea referido el término, confiere valor y adquiere revalorización o por lo contrario, resulta desvitalizado y recurrente.

La eterna discusión sobre si es una condición innata o se adquiere, tiene diferentes posicionamientos, algunos tan válidos y fundamentales como los que sostienen y apoyan el desarrollo del liderazgo, sobre una constante basada en principios y valores, una intención de rebasar la línea de auto exigencia actual de esta sociedad. Una línea positivista basada en la afirmación de una necesidad profunda, de ejercer el autoliderazgo como condición sine qua non para conseguir objetivos en la vida.

Desmitifiquemos por tanto, nuestra percepción sobre ello y acerquémonos a nuestras capacidades, no solo las innatas, desde luego que no, sino también las que desarrollamos en el camino de existir. 
​ 
     Lo que existe detrás nuestro y lo que existe delante de nosotros es algo insignificante comparado con lo que existe dentro de nosotros. Emerson

La forma de vida actual no nos permite reflexionar con el detenimiento suficiente, por ello es imperativo, si realmente queremos y estamos dispuestos a descubrir capacidades para el autoliderazgo, soltar el acelerador y echar la vista a nuestro alcance, a nuestro contexto, a las personas que nos rodean y a aquellos con los que compartimos el día a día. En ocasiones, son las propias circunstancias de la vida, las que determinan que uno ha de parar sometiendo la voluntad propia al dominio de lo que acontece precipitando incluso, hacia un ejercicio rotundo de introspección vital. 

Ello puede ser significativo y hasta determinante , pues de la recuperación paulatina, se extrae un resultado de aprendizaje  que nos puede ayudar a conducir de manera diferente nuestra vida, con la confianza puesta en nuestros propios recursos. El autoconocimiento junto a la suma de valores adquiridos y principios permite aplicar bajo premisas de validez universal, este dominio en el terreno de lo personal, interpersonal y laboral. Permite el abordaje de problemas, creciendo y desarrollando fortalezas como la autoeficacia.

¿Y que son los principios y valores? Pues aquellas normas,reglas, características y aspectos  de aceptación universal con carácter ético, que permiten con su aplicación resolver situaciones, superar riesgos y también guiar y organizar para alcanzar una meta. Confianza, equidad, justicia, integridad, honestidad…y otras capacidades como la escucha activa y la empatía son elementos indispensables para liderar, pues el liderazgo, nace de uno mismo.

En estos días, en contextos científicos de calidad, adecuación y eficiencia en salud se ha abordado una vez más este aspecto, la confianza como muestra de facilitación y participación de las personas en la meta. Trabajar en torno a ella para no caer en el descrédito, entre lo que se dice y lo que se hace, la coherencia para mantener niveles de credibilidad y por tanto confianza. 
Mucho que decir aún sobre el liderazgo en las organizaciones sanitarias. Mucho por trabajar desde la confianza y el servicio a los demás y no para uno mismo. Mucho que decir aún, de la necesidad de establecer valores para una gestión eficiente, para resultados a través de las personas, en los procesos que construyen personas. Mucho que decir de un vocablo que no por “manoseado” pierde sentido sino que gana prioridad en este contexto.
Mucho por aplicar en nuestras organizaciones, desde los distintos staff de gestión directa sobre personas. Mucha reflexión necesaria acerca del autodominio y autocontrol. 

Faltan tantos “muchos” que el ejercicio del liderazgo en las condiciones actuales suele convertirse por un lado, en un ejercicio de autoflagelación entre la detección de lo que necesitas como organización, y lo que no puedes ofertar a tus profesionales para desarrollarlo. Y por otro, la fustigación frecuente a base de represión y amedrentamiento por el desempeño de los mal llamados líderes que ejercen la “potestas”. Ambas situaciones conducen a la inexorable pérdida de confianza y debilidad del compromiso, sin duda valores necesarios para sostener la colaboración de las personas y el consiguiente crecimiento de las organizaciones. 

En tiempos de crisis de liderazgo, hemos de revisar los constructos que sostienen al mismo y evitar confusiones perjudiciales sobre lo que necesitamos para avanzar en calidad, productividad y relaciones interpersonales, en el contexto de las organizaciones sanitarias.

Para poder liderar personas debemos ser capaces de autoliderarnos, nosotros, cada uno, asimismo. El liderazgo definitivamente, es una forma de ser y estar ante la vida, una forma de vivir hacia los demás, que cala y deja huella.




miércoles, 11 de octubre de 2017

SI TU ME DICES LINK...

Si tú me dices link, lo dejo todo, pero si no, déjame mirar antes en google, quiero más información, una segunda opinión, un pronóstico, otras experiencias, que debo hacer en caso de…, es casi traicionero, pero en la red me siento libre, aunque no seguro.


Acabo de recibir un diagnóstico fatídico y se me presenta una dura realidad, he recibido apoyo e información, aunque no sé si suficiente, creo que estoy capacitado para entender lo que me han explicado pero no sé si es todo. Me invaden las preguntas y entre ellas la desconfianza se apodera de mí. Qué extraña sensación hace un momento entregaba mi vida a mi médico, al profesional que me comunicaba el embargo de mi vida y sin embargo… ¿me habrá contado la verdad?, ¿toda?, somos conocidos… ¿me habrá querido decir menos para no herirme?, ¿el pronóstico será así, tan fácil, tan sencillo, tan etéreo todo…? 



Mucho se habla y se debate acerca de la Salud Digital y del impacto que puede generar como instrumento y herramienta en el proceso de vivir saludablemente. Las herramientas digitales nos permiten crear fondos documentales, información ad hoc e incluso interaccionar de manera directa o diferida.

El ciudadano ha cambiado su perspectiva ante la salud y ante la enfermedad y los profesionales han de demostrar la sensibilización necesaria para estar a la altura de las necesidades de la sociedad. Como sanitarios, aspiramos desde un punto de vista social, ético y profesional, al acceso universal no solo en la cobertura de cuidados y atención sino también a modelos de prevención y educación sanitaria que generen nueva concepción de salud y calidad de vida a través de hábitos saludables, control, y gestión de determinantes de salud.

Todo ello supone una acción de envergadura importante para dar alcance suficiente a nuestro ejercicio como agentes de salud, por ello entendemos que la Salud Digital en cualquiera de sus vertientes aplicada de manera coherente, certera, con estrategia definida y debidamente planificada nos dará un plazo de logro de mayor alcance y cobertura, quizás en menor tiempo.

No se trata de correr, pero si de ganar el pulso a lo evitable, a lo prevenible, a lo modificable…hemos de llegar donde nuestros pacientes buscan y quieren saber.
Es aquí donde se hace necesaria la reflexión oportuna que hemos de trasladar hacia el mayor número de profesionales, restar brecha digital y considerar sus posibles alternativas como herramientas facilitadoras e instrumentos necesarios para el alcance de “la meta”. Nuestra tarea es responsabilizarnos como profesionales, ciudadanos y pacientes, tanto en la formación, elaboración, prestación, dispensación y depurado de contenidos en salud como en las mejores localizaciones para permitir un acceso, aplicación e indicación adecuada, correcta y necesaria de contextos de salud. 



La salud, es nuestro bien, nuestro capital para una calidad de vida digna, hemos de ser capaces de establecer la bidireccionalidad necesaria ofreciendo “lo mejor”, sin dudas ni equívocos. Hoy en día la salud y desde muchos ámbitos puede ser una oportunidad de mejora en el cuidado y atención, facilitando la autogestión y autocuidado,  y sin entrar en otros aspectos que no sean puramente profesionales, la profesionalidad, reside en ofrecer lo mejor para nuestra sociedad, los ciudadanos y nuestros pacientes.

De alguna manera, quienes buscan sin parar la confianza necesaria para sentirse seguros en un mar de dudas, en una marea implacable de ansiedad y en el afrontamiento del asalto inusitado a la vida, su vida, y de ahí al reseteo emocional ante la enfermedad y su gestión…merecen encontrar respuestas de diálogo y conocimiento con sus confidentes sanitarios.

“También implica asumir las consecuencias y las decisiones compartidas. Y exige mucho tiempo. Empoderar no es soltar, sino dar las herramientas para trabajar entre los dos, para tomar decisiones juntos” “Suena más a que tú le das la información al paciente y le quitas credibilidad a las otras fuentes. Darle posibilidades de tratamientos. El poder de decisión final es tuyo, pero le puedes hacer participar


#RecetaLinks
            1-MEDLINE PLUS
Medline Plus, un producto de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, disponible en castellano en toda su extensión, es un referente mundial en la información de salud para pacientes. Prácticamente toda la información que dispones está referenciada y apoyada en estudios contrastados, su interfaz es sencillo y ameno y los resultados que aporta cubren las necesidades más habituales de los ciudadanos.
            2-SALUPEDIA
Web muy cuidada y alimentada y revisada por profesionales sanitarios que ofrece recomendaciones de valor contrastado para pacientes. Dietas, cuidados postoperatorios, qué hacer… siempre es valorada con altas puntuaciones en los estudios sobre calidad de información para pacientes.
            3-CUIDANDO.ORG
Según definen sus autores la finalidad de esta web es facilitar recursos de calidad para pacientes y ciudadanos que les ayuden a mejorar sus conocimientos sobre su salud y prescribir enlaces webs de salud que puedan ser utilizados por pacientes y ciudadanos, bien para mejorar su estado de salud o bien para solucionar dudas sobre su salud. La amplia experiencia de los mismos en el mundo web 2.0 y los centenares de profesionales que los siguen y apoyan avalan una trayectoria donde los recursos que se aportan están siempre contrastados y abiertos a la crítica.
            4-FOOD AND DRUG ADMINISTRATION (FDA en español)
Esta página gubernamental americana aporta información para pacientes en español, relacionada con medicamentos, alimentos y nuevos aparatos de uso en biomedicina. Es muy interesante y útil para fármacos de reciente introducción, para efectos adversos, nuevas adquisiciones, problemas con alertas ante determinadas cuestiones relativas a los medicamentos. Provee un sistema de suscripción donde te remiten directamente sus novedades.
            5- CENTROS PARA EL CONTROL DE ENFERMEDADES (CDC en español)
Organización gubernamental norteamericana que en su página web define claramente su objetivo: Salvamos vidas, protegemos a la gente. Oferta información de altísima calidad para profesionales y pacientes. Es una web de referencia en enfermedades transmisibles pero no es ese el único aspecto que puede encontrarse en ella, así hay temas de salud pública, saneamiento, alimentación, vacunas, problemas en embarazo y edad reproductiva, etc… son tratados con el máximo rigor.
7-FISTERRA
Fisterra es un portal básicamente dirigido a profesionales sanitarios y la consulta para un paciente en particular, sin conocimientos previos del tema, puede que no sea excesivamente sencilla. Sin embargo, los materiales que aporta, que en muchos casos son los que los profesionales entregan a sus pacientes para el manejo o seguimiento de sus patologías, están muy bien confeccionados y tienen mucha utilidad práctica.

8-GUIASALUD
Portal de la Biblioteca de Guías de Práctica Clínica del Sistema Nacional de Salud que, entre otras cosas, contiene una selección de recursos que contribuyen a informar e implicar a los ciudadanos en aspectos relacionados con la salud: calidad de la información sobre salud disponible en la web (sellos de calidad, códigos de conducta y acreditaciones), entidades, asociaciones de pacientes, actualidad (noticias y eventos) así como enlaces de interés

9-TESTING TREATMENTS INTERACTIVE (TTI en español)
Una inciativa dentro de Colaboración Cochrane que enseña cómo se debían de evaluar los tratamientos para las enfermedades. Aspectos sobre su efectividad, seguridad y enlaces de interés sobre la Evidencia Científica disponible y las controversias sobre pruebas diagnósticas y terapéuticas.

10-DIARIO DE UNA MAMA PEDIATRA
Este blog de una pediatra y madre aporta una gran sensibilidad y un tratamiento exquisito de los temas de salud infantil. Tiene un amplio seguimiento en redes sociales y está dirigido específicamente a problemas de infancia y adolescencia. Cuenta con cantidad de información actualizada, así como en laces de interés sobre temas del mundo infantil.
10- GUÍA PRÁCTICA DE LA SAUD
Completa publicación de la semFYC con los principales problemas y cuestiones de salud ordenados por temas y mediante 237 hojas informativas. Las hojas informativas, que se agrupan en 24 unidades temáticas, están pensadas para ser consultas on-line y también para ser impresas. Son muy claras y prácticas, y se centran en resolver las preguntas ¿Qué puedo hacer? ¿Cuándo consultar a mi médico de familia?, después de la explicación del tema.
En el apartado de Población-Pacientes de la web de semFYC se encuentra más información sobre este práctico recurso http://www.semfyc.es/es/enciclopedia/guia_practica_salud/
Hoy desde mi particular visión, #RecetaLinks con seguridad y contenido activo de ayuda a pacientes con enfermedades, con contenidos compartidos desde la experiencia, el conocimiento, la evidencia y la veracidad.
Un ejemplo cuando se encuentran problemas concretos, por ser más específico aportar los blogs sobre vivencias y experiencias que ayudan a comprobar y compartir situaciones comunes:
La Dra Lourdes del Río, del servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Clínico Universitario de Valladolid y en colaboración con diversos facultativos de su Servicio y especialmente con las fisioterapeutas del Servicio de Rehabilitación, ha editado el libro titulado ‘Linfedema, de la clínica al tratamiento’. Se trata de un magnífico compendio que revisa todos los aspectos relacionados con esta patología y es sin duda una publicación de inmenso interés dada la escasa literatura disponible en torno al linfedema.

Referencia:

martes, 26 de septiembre de 2017

CARMENCITA


Entra firme y ágil como plantando cara, enérgica y situando a cada uno en su sitio, nadie se rebela ni apunta maneras, acaba de llenar la cafetería con su paso y los demás siguen tomando su café, su mirada es inquietante, te aborda y ya no te meneas, el mensaje invisible dice, -qué pasa aquí. Nadie osaría contradecir, pero todos saben quién puede y no debe. Ni atisbar una observación, seguro que tiene una carta que pone su nombre. Contundente y firme, también poderosa.
Procede saludar, entre la timidez y no sentir que fueras objeto de interés, -¿dije poderosa? Y rápida, sagaz, valiente, inquieta, intrépida, testaruda y "arropadora", comprensiva, sensible…
No dio tiempo a decidir cuando recogiendo mi café, una voz firme y perturbadora de tono masculinamente femenino y con usual autoridad me alerta y pone firme, -¿cómo vas?, ¿aprobarás todo, no?, te he puesto en cartelera, el 2 de julio estás en turno de tarde, así que tu verás.
Muchos años ya de esto, cuando no supe contestar entre la emoción y el entusiasmo, la perplejidad y el asombro incrédulo...-¡sí!, claro-  desde luego lo que no sabía, es que la pérdida irreparable de esa persona, me hiciera recordar un momento, una etapa, un ciclo, estudiante de enfermería en el último año de carrera y en vísperas a pocos días de culminar. Un recuerdo tras otro, valorando lo fugaz y lo sencillo, como hoy me decía un amigo..."la vida...te para y empuja, te entretiene y te atrapa, te trae y te lleva..."
Ese momento y otros, en los que en la distancia y en la cercanía, en el acuerdo y en el desacuerdo, en el arrebato y en la testarudez, en el cariño y en la comprensión, en la dureza y en las confidencias, pude estar cerca y aproximarme a lo que son las personas.
No has avisado, no querías dejarnos, seguías imparable...
.
Carmencita, compañera, admiro tu testimonio y legado, lo que queda, lo que significas, lo que has vivido y experimentado, tu fortaleza y tu debilidad, tu energía y posicionamiento, tu orden y castigo, tu benevolencia y tu condescendencia. Tus ganas de seguir ayudando y gestionando el desorden… lo demás no importa, ¿qué dejaremos los demás?. ¿Qué dejarán esos, los que no son capaces de entender más allá de los pasillos y corrillos?, ¿Qué dejarán los que no entienden que esto llega y pronto pasa?. 



                                         

    En el día del homenaje y reconocimiento a su labor y trayectoria:

Buenos dias, Bienvenidos a todos a este acto-homenaje de reconocimiento a nuestra coordinadora de Trasplante… Carmencita.
Y quería aprovechar en primer lugar, para disculpar la ausencia del Director Gerente que en estos momentos se encuentra reunido junto con la Consejera de Hacienda con la Delegación del Banco Europeo de Inversiones, en la negociación de la financiación de la futura obra,  Decía que hoy la casualidad, el azar, ha querido que sea yo quien represente a nuestra Institución en este homenaje y ello me complace por doble motivo.
Por una parte desde un punto de vista personal, porque también el azar, la suerte, hizo que yo fuera alumna en su entonces unidad de politrauma, y así la conocí en su “hábitat”, oyendo por primera vez, con su característico tono…-tú aquí, tú allí, tu a desayunar, tu llevas las analíticas, tienes 20 minutos!-, fue un rotatorio de mucho aprendizaje y… ¡no lo debí de hacer mal! porque ese verano, ella me reclamó para trabajar en su unidad, eso sí, previa “ficha de antecedentes”… y allí trabajé por primera vez.
Pero como os decía, también desde un  punto de vista profesional y como enfermera, me llena de orgullo y así lo quiero transmitir, que Carmencita sea reconocida como merece es indispensable y de necesidad institucional...una trayectoria de impacto en la organización, interno y externo también, porque traspasó las paredes del humv y es referente en otras comunidades.-Lo difícil que es llegar a este tipo de reconocimientos-.

Hablar de Carmencita supone hablar de Trasplantes y no lo voy a hacer, porque los expertos que hoy nos acompañan, son los que deben hacerlo y por tanto me centro en su papel y su significado.
Resulta irresistible no mencionar o destacar, que el Trasplante y Donación en este hospital, guste más o guste menos, indiscutiblemente va ligado a su nombre, a su dedicación, a su protagonismo, a su organización, a su impacto y a su “genio y figura”, ella, la coordinadora de trasplantes o como le llaman en algunos foros…coordinadora de médicos…Carmencita.
Pero… ¿Qué ha supuesto Carmencita para el Hospital, para el Trasplante…
Pues lo que todos visualizamos cuando pensamos en ella.
Ella ha significado…coordinación, organización, decisión, apoyo a familiares, aumento de donaciones, facilitación, ordenación, cohesión de equipos y referencia nacional, por ello quiero decirle que por encima de procesos inevitables, ella es y será nuestra coordinadora de Trasplantes, aquella a la que  pacientes, familiares, profesionales y ciudadanos en general quieren e identifican, ellos que son los que hacen posible el milagro del Trasplante, gracias a su generosidad desinteresada.
Por ello, Carmen, todos los que estamos aquí y puedo asegurarte que los que no están también, te damos las gracias. Una palabra muy corta y breve para una trayectoria tan larga y vivida en crecimiento personal y profesional, pero dicha desde el sentimiento de reconocer el valor aportado.   

Zulema Gancedo. Directora de Enfermería. 2013

Entrada destacada

MI DIR

Cada día recogemos más y más información, opiniones y referencias diversas de nuestro entorno y otros ajenos con muchos denominadores comu...