miércoles, 21 de abril de 2021

 

“VOSOTROS SEGUID CON ESO DEL CUIDADO”

Hace apenas tres años y a propósito de un foro que reunía a gestores de organizaciones, áreas integradas de salud, etc…y donde también se dio voz al paciente, éstos, los pacientes, exigieron una mayor participación de las enfermeras en los procesos clínicos y asistenciales, tanto desde el control y seguimiento de los planes terapéuticos, como sobre la educación sanitaria y el proceso en general. Se solicitaba más y mejor accesibilidad a los servicios socio-sanitarios y más autonomía para aumentar la capacidad resolutiva de sus problemas. Plantearon que de una manera global y homogénea las enfermeras estuvieran formadas en práctica clínica avanzada (EPA) y actualizadas en los últimos avances y desarrollos científicos. En este punto enfatizaron en concreto respecto a la innovación constante y los soportes tecnológicos más avanzados para el autocontrol de ciertas patologías en las que la inversión ha sumado valor a la autonomía del paciente en el autocuidado.

En algún momento y en el mismo foro, y ante una excesiva exhibición de tecnología de vanguardia, de tecnificación de procesos, robotización y digitalización de alcance clínico, y la consiguiente fascinación (gusta mucho a los gestores y directivos este tipo de innovación sanitaria), se llegó a plantear un dilema entre los asistentes. Por un lado, un futuro de marcado protagonismo tecnológico o “maquinario”, por otro un deficiente y decreciente valor sobre el protagonismo del cuidado. Un dilema en aquel momento en el que el cuidado fue desestimado y casi despreciado. Aquella narrativa se resumió en una frase, “vosotros seguid con eso del cuidado…”, y en clara alusión a considerar éste, como un “asunto” de baja interés o valor, o fuera de toda consideración futura dadas las tendencias tecnológicas que se estaban planteando.

Sin embargo, no solo los pacientes expertos exigen y eligen tomar partido por las enfermeras como gestoras de sus procesos y autocuidado, el propio contexto poblacional y el déficit de enfermeras sugiere ponernos alerta y actuar con prontitud ante la tremenda situación no solo a nivel local o nacional sino a nivel mundial. En España concretamente llevamos décadas arrastrando esta insuficiencia, ya en el 2010 la ratio de enfermera por cada 1.000 habitantes se situaba a la cola de los países de la OCDE, siendo bastante inferior a la media, y se planteaba la necesidad de adecuar la oferta de formación y la demanda. Diez años después se ratifican estas disparidades frente a países europeos (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE) siendo la ratio enfermera de 5,3 por cada 1000 habitantes, frente al 8,8 de la media europea, es decir, el cuarto lugar por la cola y solo por delante de Bulgaria, Letonia, Chipre y Grecia, y detrás de países como Eslovenia, Hungría y Portugal que con economías más pobres, cuentan con un mayor número de enfermeras/os para atender mejor a su población. Visto de otro modo 532 enfermeras por cada 100.000 habitantes frente a 852 de la media europea y según el informe World Health Statiscis 2018, publicado por la OMS.

En España, la esperanza de vida hasta el momento de Covid, había aumentado a 83,24 años, para ambos sexos. Según la última proyección del Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud, de la Universidad de Washington, en el 2040 los españoles llegarán a los 85,8 años de edad media, casi tres años por encima del promedio actual. Esta realidad demográfica junto con la prevalencia actual y la que se proyecta con el envejecimiento progresivo y enfermedades como el Alzheimer, las enfermedades cardio-vasculares, la EPOC, cáncer…y otros indicadores de salud (tabaquismo, obesidad, consumo de alcohol, drogas…) apuntan hacia la necesidad de primar sobre el cuidado y atención a estas poblaciones. Una atención excelente y específica que requerirá, no precisamente inversión en tecnología, aparatos diagnósticos, técnicas quirúrgicas…sino un replanteamiento de la atención basada en un modelo centrado en la persona y su entorno, resolviendo problemas de salud y mejorando la calidad de vida. Necesitamos enfermeras para garantizar la sostenibilidad de este modelo y para ello compensar el número de enfermeras necesarias, mejorar la formación, el desarrollo profesional, las normas, la regulación y las condiciones de empleo.

Cantabria no difiere en exceso de esta proyección ni en estado de salud con sus indicadores, ni en la necesidad de profesionales y adecuación de ratios. La ratio en Cantabria es de 5,96 y la tasa de reposición se estima en 1340 enfermeras (2019 Satse).

Me pregunto si aquel mismo foro, con las mismas personas fascinadas por la tecnología, aplaudiendo la invisibilización y supresión del cuidado mediante robots, y alentando al progreso tecnológico frente al factor humano y la condena expresa a su desaparición, hoy, febrero de 2021, aún con cifras desquiciantes, pensaría lo mismo acerca del protagonismo de las enfermeras, su profesionalidad y la necesidad de garantizar su desarrollo profesional.

 

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respeto y sentido, del común también

Entrada destacada

INTERVENCIÓN EN ACTO DE ENTREGA PREMIO MEJOR PROYECTO EN CONVOCATORIA NACIONAL PROYECTOS INVESTIGACIÓN "ENFERMERÍA VALDECILLA"

  Buenas tardes En primer lugar agradecer a los responsables de organización, a los comités, y a la dirección por seguir manteniendo estas...