domingo, 1 de abril de 2018

SIN ELLOS, CON TODOS.



En estos días que nada cambia y una pequeña corriente sutil dinamiza el discreto sentir de las enfermeras, asistimos a una novedad. Un movimiento lanzado el 27 de este pasado febrero, “Nursing now 2020”.
Nursing Now tal y como define el propio Consejo Internacional de Enfermería, es una campaña mundial prevista para y hasta tres años, 2020 y en estrecha colaboración con la Organización Mundial de la Salud.
El objetivo principal o meta es tratar de mejorar ésta, la salud en todo el mundo a través del empoderamiento de las enfermeras.
Para ello prevé a través de una serie de objetivos, posicionar a las mismas en el contexto de liderar un movimiento global a través una serie de cambios necesarios que requieren de la implicación de responsables políticos.Y es que los desafíos en Salud, a los que distintos países se enfrentan, ponen en evidencia la necesidad imperiosa de un cambio de modelo adaptado a sus necesidades. Un modelo que de respuesta y aproveche de manera adecuada y eficiente el potencial de los efectivos enfermeras de los que dispone o en su defecto la inversión necesaria, ya sea en efectivos, medios, desarrollo, valoración de los resultados en investigación e innovación para garantizar la respuesta a las necesidades en Salud en el mundo. 
Muchas de las circunstancias de análisis de partida de este movimiento inciden en el desaprovechado potencial de las enfermeras, bien por infravaloración o subestimación de capacidades, o simplemente por barreras y escollos basados, o más bien encofrados, en estructuras jerárquicas, funcionales y otros credos.
Tengo la fe, hablando de credos, que prácticamente todo el contenido que desarrolla la estrategia  o movimiento #Nursingnow, subyace de alguna manera en el constructo de visión profesional de la mayor parte de nuestro colectivo enfermero. Quiero pensarlo, y quiero que sea así porque de no serlo, no solo estaría en la desesperanza de ver posible un atisbo de implicación por una parte, sino también de desinterés en los responsables políticos por otra. Y si no, y en relación con esto último, además de analizar y juzgar ustedes mismos, y al margen de alguna comunidad concreta, muy concreta, el panorama por el interés del contenido que entraña este movimiento se juzga así, al menos a priori, aunque más bien creo que es una constante desde hace ya, me atrevo a decir, décadas, incluso me atrevería a discutir esto mismo hasta que me convencieran con realidades…, de lo contrario.     
Revisen los objetivos a los que aspira este movimiento. No está lejos de posicionamientos declarados en reuniones, foros y reuniones tanto formales como informales en nuestro país y por líderes reconocidos e informales fundamentalmente, de los que ponen cara y no llevan "apellido adherido". Aunque bien es cierto que la estrategia es global, quiero decir mundial y en ella van ya posicionados países quizás con perspectivas diferentes y sensibilidades condicionadas por la necesidad de atender poblaciones extensas sin coberturas de garantías universales. Quizás en otros países más desarrollados este “moving”, simplemente quede en pequeños "subidones dopaminérgicos" viendo como el citado movimiento realmente “no va con nosotros” salvo, con aquellos oportunistas y agraciados que puedan en una de las acciones que describe la estrategia, crear redes de conexión para sus objetivos, pero con escasa repercusión para la salud de nuestros ciudadanos y población en general y mucho menos para mejorar la tan necesaria reconstrucción de asuntos pendientes con nuestra profesión.  
Desarrollo profesional, regulación, condiciones de empleo, influencia y máxima consideración en la participación de políticas y planes de salud global y local. Más puestos de liderazgo, una red de los mismos vinculada a propósito de dicho desarrollo etc, etc, etc…
Nursing Now basado Triple Impact, elaborado por All-Party Parliamentary Group  y publicado el 17 de octubre de 2016 argumenta que existe una necesidad global urgente de elevar el perfil de la enfermería y permitirle trabajar con todo su potencial si los países quieren alcanzar una cobertura universal en salud. La enfermería puede y debe liderar estos temas pero no podrá conseguirlo sin el apoyo de los políticos, gestores y líderes sanitarios no enfermeros. http://cuadernillosanitario.blogspot.com.es/2016/10/el-triple-impacto-de-la-enfermeria.html
De ahí que se considere necesaria la implicación de éstos, de todos. Asumir la necesaria responsabilidad sobre el cambio y modelaje, de un futuro proyectado con voluntad y compromiso tomando decisiones compensatorias y de futuro, de un cambio sustancial hacia un modelo que de participación a las enfermeras, no solo como protagonistas de su disciplina, gobierno, dirección, avance y desarrollo profesional, sino también como socios de pleno derecho en las decisiones, diseños y articulación de políticas, planes, coordinaciones y evaluaciones en, por y para Salud.   





Entrada destacada

HUMANO

Cada una de las decisiones directivas cambia vidas... por eso es tan importante una “conciencia saludable”. Las diferentes Leyes de P...