miércoles, 7 de marzo de 2018

GESTIÓN CASI EN VERSO



Me arrecia Fer Campaña y siento como fluyen los temas de máximo interés y lo grande que es nuestra profesión. Mil temas y un aparte, y el día que toca cocer no ataco las teclas hasta que finalmente ocurre un detonante.

Nuestra profesión crece de manera inusitada en imagen, desarrollo propio y autónomo, que no colectivo, en eso que tanto ansío y que venimos a llamar, Responsabilidad corporativa. Además cada vez nos acompañan con más convencimiento aquellos profesionales que no podrían entender su profesión y su ejercicio si no es en el marco colaborativo de una profesión como la nuestra. Pero está bien, aún queda mucho por andar, mucho por caminar largo e ir construyendo, hemos movido muchas piedras, ajenas y cercanas, lejanas y en la pared de al lado.

En el día a día, hay algo que no cuaja en corto y es que la distancia entre profesionales es bien distante. Es la distancia entre profesionales de distinto ámbito, la docencia y la clínica, la gestión y la operativa, la investigación y todos los demás. Y es la distancia entre nosotros y en el mismo ámbito. Bien es verdad que en cierto modo hemos ido acortando distancias y los encuentros reales en diferentes formatos, las reuniones de trabajo, fórums y desvirtualizaciones generan mucha emoción y recarga de pilas para seguir caminos espinosos y también entusiastas. Pero, ¿qué sucede en el día a día?. ¿Qué poema desdichado oyeron las enfermeras para desatar sus penumbras en el ejercicio más honroso que es gobernar a sus propios colegas?.

Es probable que muchos de nuestros profesionales, no hayan aún experimentado semejantes rescoldos, pero es cierto que aún con haches “H”, algunos profesionales no son capaces de asumir con normalidad, el afrontamiento de proyectos de gobierno y gestión de mayor o menor empaque, y si la humildad no controla sus sombras, esos rescoldos serán la única mísera luz entre cenizas.
La gestión es muy dura, es un proceso de madurez, es una oportunidad de crecimiento y desarrollo personal, para uno mismo y hacia los demás. A través de personas, de acciones, de voluntades, de coraje, de pulso, de firmeza, de desinterés personal y propio, de abogacía hacia los tuyos, de grises sin blancos, de negros sin gris. De perder con entusiasmo y reseteo continuo, de disfrutar con los tuyos y también con sus logros, de mantener la mirada y el entendimiento inocente… aunque te haga más vulnerable, y también más libre.

La gestión también es vida, vida y religión, es clasista y también esclava, es torrente y parálisis acostumbrada, es amante y también casada.
La misma que te trae y te lleva, a una región inhóspita, atrayente y sembrada, de todo y nada, de indiferencia e imposibilidades, de valor y logros. Contradictoria y falsa, enorme y ruin.     Una cima de altitudes diferentes, con acampadas en soledad, al albur de las nubes y tormentas, de duro frío y eterna madrugada.
Es torpe y es certera, atinada o insostenible. Posicionada e interesada, vendida y agazapada.
¿Es eso?, una arma refinada, de antiguo pensamiento que recrudece y embiste sin discriminar si no vas vestido de colores, ese arma poderosa que no es más que un sistema de ordenamiento a buen recaudo por fieles servidores, bufones de su propia imagen e interpretación.

No, no es esa, es una única y posible. No es triste y tampoco tremebunda, es alcanzable y soberbia, es la forma y el pan de cada día, también de quien hace comunión o no llega. No, no es esa, no es posible, ni con escuadrillas, ni flotillas, es por y para un colectivo respetado y respetable, ansioso por crecer, atrevido y adaptable, con proyección y solvencia, resolutivo y generoso, necesitado de apoyo y extinción de barreras, estas mismas y las externas, las que nos restan, las que merman orden y posicionamiento, desarrollo y alcance, impacto y reconocimiento.

Es eso, herramienta de uso y de orden. De norma flexible, de facilitación y comprensión. De guía y camino, de entresijos con finales. De cohesión y adherencia, por salud y bienestar. Capaz de permitir instrucción, comprensible y grávida, rica en matices, llena de posibilidades. De aproximación entre distancias, cortas y emprendedoras para mayor gloria y cohesión, de un colectivo, de una profesión y un entorno saludable.      
 

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respeto y sentido, del común también

Entrada destacada

CARNE DE CAÑÓN

Hoy en día, muchas de las verdades que conciernen a la realidad social, al entorno laboral y a la vida, individual y familiar, se cons...