miércoles, 29 de noviembre de 2017

SENTIMIENTO BIPOLAR II



He decidido escribir una segunda parte, porque esas vivencias que me transmiten no me son ajenas. Cada individuo, tiene sus propias circunstancias, personales, su círculo familiar, de amigos…, pero me refería al ámbito laboral y por eso creo que no son ajenas.

Cada una de esas situaciones, emana de la interacción entre personas de la misma profesión, la nuestra, y de un contexto determinado. Un contexto laboral, profesional, verticalizado donde los factores más comunes a esas situaciones, son sentimientos, percepciones y objetivaciones de frustración, indignación o pérdida de dignidad, desamparo, incapacidad para tomar decisiones, afectación emocional, pérdida de estatus previo, adecuación situacional y profesional forzosa, pérdida de derechos, pérdida y menoscabo de la salud, pérdida del respeto, contraprestación descompensada etc… podría parecer esto, un suplicante y plañidero testimonio de lo que directa o indirectamente, ofrecen los escenarios actuales dentro de las organizaciones sanitarias, las relaciones e interacción que en ella se establecen y la gestión frente a las mismas.
Existe y se establece una exaltación del “yo puedo” frente a todo lo que representa limitación profesional en forma de obstáculos, negativas y otras formas torticeras de frenar, no solo el desarrollo de aptitudes y capacidades sino también la sostenibilidad y mantenimiento de la motivación personal. Una exaltación, que frente a los límites de la incomprensión, desconocimiento e intereses de gestores “adaptados” y “situacionales” requiere cuanto menos, sosiego en la viabilidad de planteamientos para que el “yo” no quede herido.

Problemas graves los que describen, sobre una enfermedad común, una epidemia, una plaga, es contagiosa, pasa inadvertida o vivida de manera “cómplice”, salpica, deja secuelas, a veces mata poco a poco, lentamente, si tienes seguro te puede cubrir aunque no siempre, depende de las “condiciones firmadas”, si no tienes seguro, necesitarás muchas defensas, dependerás de tu estado inmunológico y caerás en el desamparo, no hay antibiótico de última generación, ni fármaco innovador, demasiados antígenos para débiles recuerdos de vacuna. Algunos son vectores, muy mecánicos, que actúan transversal y verticalmente, verdaderos artrópodos transportadores de patógenos, en un medio inanimado y sin ánimas.

Es el norte, es el sur, es el este y lejano oeste. Es la expresión, es el sentir, mi hermano extraño, mi amiga fiel, es la real, la vida mísera, el entorno laboral, en el cuidado descuidado, en la intemperie forzada, en ambientes permitidos, en la inequidad, en la ansiedad, en el conflicto, en organizaciones enfermas de las que salir huyendo. No son cuatro paredes, son tú y yo, nosotros y ellos, vosotros y los que no estáis, los que fueron y los que serán, los que están, y son ellos. Tu que lo compartes, tu que lo ves, tu que lo callas, tu que lo respaldas, tu que lo amparas y a ti, que te culpas, te desanimas, sufres, enfermas, te repones, desgastas y afrontas.

Somos, tú y yo. Y sabes, que... #OTRAFORMAESPOSIBLE 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respeto y sentido, del común también

Entrada destacada

EN MEDIO DEL VERANO

En medio del verano, a punto de comenzar agosto , la vida sigue igual… Podría ser una buena frase de comienzo para un relato de verano s...