domingo, 14 de mayo de 2017

DARLE LA VUELTA AL MUNDO




Que encontrada esta profesión nuestra, recién celebrado el Día de la Enfermería, he sentido sentimientos opuestos. No soy de grandes celebraciones ni propias, ni personales, ni manifestaciones artificiales de Semana Grande, pero sí de disfrutar momentos enriquecedores, mágicos, espontáneos, colectivos e íntimos.  
Comenzaban unos colegas comentando que a ellos no les había felicitado nadie, en una institución u organización se suele estilar felicitar de manera generalizada bien a través de una nota corporativa, una invitación o celebración ad hoc, etc…
Otros comenzamos con mensajes positivos en las redes sociales, entre un mar de sketches, gifs, infografías, canciones, dedicatorias más sencillas, reconocimientos FF y otros hashtags. Por cierto, en esta menestra surgió una ola, que ya en otro momento se dio en llamar #HealthyGIF, de bailes asincrónicos con mayor o menor ritmo y con ímprobo éxito en clases de la tan seguida modalidad “zumbera”. Este movimiento no vino a más que su propia intención, amenizar el día con sentido del humor desde otra perspectiva que la habitual. Al fin y al cabo, si somos los profesionales que más empatizamos, los que aportamos en el día a día esa conexión con el paciente adulto, mayor, joven o en edad infantil con ciencia, evidencia y buen humor… ¿por qué no mostrarlo?.
Otros además decidimos sumar haciendo reflexiones sobre la conveniencia o no de celebraciones involutivas, prefiriendo obviamente, la celebración como homenaje recordatorio a una profesión que evoluciona adelantándose a los requerimientos sociales y que se posiciona firme delante de los desatinos y ante las imposiciones que nos desestructuran.
Decidimos reflexionar al ritmo de Ring-ding-ding-ding-dingeringeding! Sobre una profesión que sirve, y no servil, una profesión que evidencia e investiga y no de obediencia descabal y desleal, de un histórico de aceite y melaza, a un futuro prometedor desde el presente enfocado.
Pero hete aquí, que surgió el debate entre intervenciones en muros y demás paneles efímeros,  con apuestas de las unas y las otras, posicionamientos de los unos y los otros, y luego elenco de rendidos, desilusionados, arribistas, centrados, convencidos…y poseedores de verdades personales y percepciones manifiestas. Y es cierto que es debate y puesta en común, y de hecho y de paso sirve para pulsar el estado anímico, actitudinal y también el tan denostado y regresivo principio de “mi verdad es la verdad”. Una especie de alegato en conjunto a la adaptación sin remedio en unos casos, de proyección a través de grietas insalvables en otros y también, cobardes intromisiones propias de ofendiditos. Una discusión de un análisis aún incipiente pues en ningún caso llegamos a la segunda parte de las reflexiones previas, priorización, movimiento, planificación, despliegue…
Por ello propongo paréntesis y celebrar el Día de las Enfermeras con un análisis situacional del momento y una recopilación de necesidades y prioridades para transmitir competentemente y llevar a cabo en las negociaciones con la profesión. Lo que somos, lo somos, con mayor atino o desatino, lo que pretendemos también, pero lo que no queremos, debemos tenerlo presente y previsto para no permitir que nos conviertan en peones de un tablero de ajedrez.


Al fin y al cabo para poder emprender en algún sentido todo aquello que anunciamos pero no queremos, hay que poner música, porque para tener algo…no basta con desearlo con todas tus fuerzas hay que quererlo… y querer, lleva implícito un primer movimiento, que hay que sostener con el siguiente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respeto y sentido, del común también

Entrada destacada

MI DIR

Cada día recogemos más y más información, opiniones y referencias diversas de nuestro entorno y otros ajenos con muchos denominadores comu...