viernes, 27 de enero de 2017

CASITAS, SOLDADITOS Y RESPONSABILIDAD SOCIAL


       A menudo me recuerdas a alguien..., a menudo muy a menudo, recuerdo tantas cosas aprendidas y tantas otras defendidas que muchas veces la realidad es una broma persistente y aburrida, cansada y agotadora.  
Sin embargo, es tiempo de renovación, de apostar por las ideas defendidas, por el convencimiento pleno de los argumentos, de revolucionar y persistir. Estamos convencidos que "luchar" es la única opción de conseguir, de influir, de cambiar, de mejorar, de potenciar, de transformar nuestros hábitos, de centrar nuestro instinto, de liberarnos y controlar, de generar energía de cambio, de pensar a lo grande.

Hablaba estos dias con varios profesionales, unos, tocados por los designios del Señor, derrochando pasividad, mientras la inercia resuelve lo urgente de aquellos engranajes, soldados a golpe de soplete. Otros, "atascados" en los quicios, sobreviviendo del aire desprendido de la fuerza centrífuga restante..., otros, "atrapados" en las nuevas reglas de orden, unas reglas basadas en caprichos decimonónicos, como si de juegos callejeros se tratase, también otros, "inquietantes felices", saltando en la regularidad mantenida y prolongada, sin novedad, ni perspectiva, en un juego de oca, que bien adelante, bien detrás, nunca salen del tablero de juego. Al lado, otros, vienen y van, van y vienen, en una rutina convencional, antiemprendedora, probablemente viendo sin ver, sin sentir, quizás nunca vieron, quizás nunca sintieron. Quedan algunos otros, en anafilaxia.
Como decía, hablaba con algunos compañeros de distintas disciplinas,  compartíamos pareceres e impresiones, hablabamos de gripes y trasplantes, de ética y asistencia, de mortalidad, de necesidades detectadas para mejorar la asistencia y el cuidado de pacientes.

En concreto, compartía primeramente con una colega, la observación clínica que habíamos sido capaces de desarrollar en unos dias de déficit de interrelación interdisciplinar y compartíamos impresiones, sobre la necesidad convencida de identificar a los pacientes, en sus entornos, ámbitos locales, familiares, personales, etc. Pacientes insatisfechos, frustrados, resignados, sumidos en un empadronamiento "crónico" de redil sin salida. Pacientes de cara absorta, ante el interés que estamos mostrando por explicar de manera participativa, con argumento y también entrenamiento en técnicas terapeúticas. Pacientes a los que su autocuidado se relegó imperativamente a su cuidador principal, en la mayoría de los casos, su cónyuge; pacientes con alto déficit visual, que se sorprenden, si te sientas a su lado para dirigir su respiración, y que tome el control de su primera necesidad vital. Pacientes perdidos en su disincronía respiratoria y en la superficialidad de movimientos ineficaces. Pacientes a los que se les recomendó hacer ejercicio, sin tener en cuenta que no es fácil hacerlo sin rótula, con comorbilidad añadida invalidante, desde un cuarto piso sin ascensor y un sobrepeso añadido y sin embargo esto mismo, nunca fue recogido.

Ya en el final de la jornada, no evité pararme para saludar, y al hilo de los "tocados y designados", tratamos desde el sosiego, breves pinceladas de resultas no inofensivas, por brevemente tratadas, sobre la incongruencia de acciones incoherentes, contrarias a toda recomendación científica actual, evidencia fundamentada. Caprichos de ordeno y mando basados en lemas de marcas multinacionales de cosmética femenina, maniobras de pregrado, movimientos de "casitas y soldaditos" al fin y al cabo, y como decía un conocido gestor, de la capital del reino. 

Y tratamos también, un aspecto poco tratado en las instituciones, en los ámbitos del día a día, en las rutinas, en los espacios de reunión, de sesiones, de descanso, en cafeterías de "personal", en pasillos, ni en parkings...ni en el tú a tú, la responsabilidad. La responsabilidad social, en la sanidad y los servicios sociales: la Responsabilidad Social Sociosanitaria, la madre de todos los corderos. Fue como encontrarme con un extraño.
La Responsabilidad Social Sociosanitaria, la que se centra en el paciente/ciudadano para responder a la creciente necesidad e inquietud y la permanente expectativa de éstos, que ha de ser bien planificada, desde una estrategia global basada en necesidades reales y no en intereses pasajeros, efectistas y politizados y que ha de medirse en resultados, y quizás muchos sean de largo recorrido y amplio espectro.
Por ello, y mientras siguen construyendo casitas y moviendo soldaditos, en un escenario medieval, los profesionales responsables siguen (seguimos), motivados en la inquietud de recrear potenciales soluciones que regeneren la perspectiva del paciente, mejorar su salud, educando, previniendo y cuidando en definitiva, desde una perspectiva holística, integral e integrada. Un  empeño insistente, desde una gestión correcta y al margen de modelos trasnochados como, "pase el siguiente". 


 
 

domingo, 22 de enero de 2017

MONDAY... IMPARABLES O ADICTOS AL DOLOR



No tengo buena sensación y quizás sea porque llega el lunes de nuevo.
Me explico. Cada semana que pasa, y cada vez pasan más rápido, pienso que ha sido peor y que lo que viene será mejor. Pero no, siguen siendo peores y no acaba de llegar una buena. Mientras tanto, los ingenuos como dice +Miguel Angel Mañez seguimos intentando creer y hacer un mundo ¿mejor?. Elogio de la ingenuidad.
En ese contexto, además, las pequeñas levitaciones de algun@s se han visto frustradas y las de los que llegaron desorientados, pero dispuestos a conseguir lo que por derecho creen propio como si se les debiera, continúan manejando la quilla, que no el timón, con el manual de instrucciones en la otra mano.
Por ello digo que sigue siendo contradictorio e inquietante que los ingenuos cada vez nos sintamos más apostillados, claro depende de como se interprete, más apesadumbrados de postillas, "por resabiados", como dice Mañez, más juntitos formando un único pensamiento,  "otra forma es posible", y más críticos con la realidad que se nos brinda, (vaya juego que nos has dado @malalanda).
Una realidad trasnochada que toca poner en alto, porque los discursos se quedan en el papel y la demagogia sobre el progreso, la libertad, la ética y la razón, es eso, pura demagogia, mientras la realidad es que nos sentimos amenazados, censurados, boicoteados, desprofesionalizados y si, por qué no decirlo, castigados, y por escrito.
Son muchos los profesionales afectados en ese sentido, y muchos los tipos de "poderío" ejercido que dañan y merman a las personas, a los profesionales. Desde la limitación de tus derechos, por ejemplo el aludido anteriormente, la libertad de expresión, desde el respeto y la no ofensa, a la desacreditación, al vacío, al mobbing, al acoso, incluso la violación del espacio privado, y el veto intra y extramuros . Una feria interminable de situaciones provocadas que dañan el espíritu profesional con el que te formas, con el que emprendes una carrera y proyectas futuros. Una exposición de mala fe y de intereses primarios que obedecen a la incapacidad resolutiva de insufribles ególatras y narcisistas. Una frustración expresada en la carencia del elemento más básico de relación humana, la comunicación.
Sus consecuencias se suceden cotidianamente delante del silencio de los que pasan de largo, esos que no se implican, ni alzan la voz y que indudablemente están colaborando a través de la esclavitud más manifiesta, la propia, la de la autocensura, la pasividad antiperpleja, la mayoría, "walking deads".

No se comprende, quizás esté más cerca el lunes. Por una parte se nos exige ser profesionales, nos formamos, aprendemos, mejoramos competencias, evaluamos, nos entusiasmamos, pero... debemos ceñirnos a las limitaciones del capataz, bien por su incapacidad permanente, bien porque recuperó su coto y ahora se duplica el cobro. Merman la capacidad creativa, la innovación y sin ella no hay evolución y progreso, los profesionales callan, siguen esperando...un momento mejor, otra vida, otro momento más, un poco de vida, aire para respirar.

Quizás, "profesionales ingenuos", debamos recoger las reflexiones vertidas en estos dias, sí, vosotros, los que créis en la ética, en la responsabilidad profesional, en la ética de las organizaciones, los que creéis en los derechos como ejercicio real y responsable. Los que creemos en el bien y buen hacer ejercido en cualquier escenario, área, ámbito y nivel. ¿Alguien dará el primer paso?.

 



Entrada destacada

SIN ELLOS, CON TODOS.

En estos días que nada cambia y una pequeña corriente sutil dinamiza el discreto sentir de las enfermeras, asistimos a una novedad. Un m...