sábado, 6 de enero de 2018

OS VOY A CONTAR UN CUENTO


Hace ya unos años, casi 20, que vivo en una zona céntrica de una ciudad al norte de España, si no la más bonita, la más preciosa por su entorno peculiar, rodeada de playas a pocos minutos del centro, con arenales que sobresalen en plena bahía, una bahía preciosa, pequeña y blindada entre la montaña y la ciudad. Orientada al sur, en este Norte frío, rodeada de nieve en muchas ocasiones, y cálido dependiendo de los vientos que penetren, independientemente de las predicciones meteorológicas, nuestro querido viento sur, y sus “suradas”.  

Veinte años observando una zona al principio vivida como impersonal, entre recuerdos de origen, nacimiento, sensación de ciudad de paso y desconocimiento de dónde será el futuro.
Poco a poco la vida, mi vida, la tuya, transcurre entre acontecimientos, alegrías, momentos, celebraciones, dolor, experiencias, penas, felicidad, reencuentros, pérdidas, éxitos… personas que conoces, que entran, salen, se quedan y otras que permanecen ya de forma perenne.
Lo mismo ocurre con las personas que conviven en esta zona de mi “centro”, conocer a las personas de la vida cotidiana del día a día, de los sitios y de las compras donde te abasteces, es un valor añadido que valoras con el tiempo, cuando sientes que has relajado las distancias blindadas de rutinas inaccesibles y de prisas dedicadas a tu intimidad familiar, a tus hijos…
Es cierto, sin embargo que en ese “vivir”, observas personas a las que retienes por detalles que no puedes obviar y que por sentimientos que llaman tu atención o evocan tus recuerdos más anclados, vuelves una mirada hacia ellas.

Alrededor de mi manzana, lo más céntrico de la ciudad, me suelo encontrar a ritmo de paseo, dos señoras de edad avanzada, siempre a ritmo casi militar, siempre juntas, pequeñas, del brazo. Parecen mellizas, lo que es seguro es que son hermanas. Visten prácticamente igual, el pelo recogido en forma de moño bajo, rizado, canoso, de cara menuda y semblante firme, graciosas, entre ellas no filtra el viento. Pero descubro felicidad entre ellas, lazos firmes, “de Santander de toda la vida”.
Me intrigan, me provocan, me parecen interesantes, las descubro amenas, con mucha vida,  y mucha tranquilidad en plena juventud senil. Muy frecuentemente las veo, de ida si yo vengo, o de vuelta si yo voy. Las observo y miro con mucho cariño, como quien quiere saludarles por conocidas y caigo entonces en la cuenta que irán tan a lo suyo, que no caerán en cuenta de tantas personas que cruzan el centro a diario.   
   
Un día cualquiera, esta semana de Navidad, se respira ese “algo” en el que la gente empieza a transformarse y que entre modales y ademanes parece desvanecerse la acumulada “tensión” del año. Salgo con paso firme calle abajo y en la transversal ancha… aparecen ellas, caminan firmes vestidas en mismo estilo y compostura de siempre y viendo cómo van a coincidir a mi altura, las miro, me miran, sonrío y más… me observan, se despegan y una de ellas, se echa la mano a la boca, diciendo antes…-ay…, espera… y yo sonrío más, sin dar crédito a la magia, pero encantada.
-Espera…te conozco… -y me mira-,… enfermera…!
Atónita, dije: -sí, enfermera!. Y entre batiburrillos y alborozos comenzaron entre ellas a dilucidar y descubrir cómo, por qué y dónde…-y ¿cómo te llamas?, -Zulema, y sí, soy enfermera, pero no nos conocemos por ello, creo. Vivo aquí y ustedes también, creo adivinar. Les conozco de verles, siempre juntas del brazo, pasear como un frente infranqueable, llenas de vida, saludando a sus amigos, siempre con mucha energía y con derroche de vitalidad, siempre las miro con mucho cariño.
-… ¡Bueno no te creas!, también reñimos, pero si es cierto, vivimos aquí, de toda la vida, en esta calle, te podemos ver desde el balcón, tan cerquita, Yo soy Tona y ella Chus. Nuestros padres vivieron aquí, antes de reconstruir el edificio y nosotras nacimos aquí, y aquí seguimos.
-Qué gusto, pues me encanta saludarles…
-¡Por favor!, trátanos de tú, que nos haces mayores…ja, ja, ja, y llámanos siempre, qué gusto, danos un beso.
-Por supuesto, y ¡Feliz Navidad!

Las besé, juntillas, se emocionaron, me emocionaron, entrañables…
Me habían sujetado la mano, una y otra, al despedirnos, una de ellas se aferró y apretó hasta que nuestros brazos se extendieron al iniciar la marcha…

Feliz Navidad Tona y Chus.         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respeto y sentido, del común también

Entrada destacada

PERSONA

PERSONA Del  lat.   persōna  'máscara de actor', 'personaje teatral', 'personalidad', 'persona', este ...