martes, 26 de septiembre de 2017

CARMENCITA


Entra firme y ágil como plantando cara, enérgica y situando a cada uno en su sitio, nadie se rebela ni apunta maneras, acaba de llenar la cafetería con su paso y los demás siguen tomando su café, su mirada es inquietante, te aborda y ya no te meneas, el mensaje invisible dice, -qué pasa aquí. Nadie osaría contradecir, pero todos saben quién puede y no debe. Ni atisbar una observación, seguro que tiene una carta que pone su nombre. Contundente y firme, también poderosa.
Procede saludar, entre la timidez y no sentir que fueras objeto de interés, -¿dije poderosa? Y rápida, sagaz, valiente, inquieta, intrépida, testaruda y "arropadora", comprensiva, sensible…
No dio tiempo a decidir cuando recogiendo mi café, una voz firme y perturbadora de tono masculinamente femenino y con usual autoridad me alerta y pone firme, -¿cómo vas?, ¿aprobarás todo, no?, te he puesto en cartelera, el 2 de julio estás en turno de tarde, así que tu verás.
Muchos años ya de esto, cuando no supe contestar entre la emoción y el entusiasmo, la perplejidad y el asombro incrédulo...-¡sí!, claro-  desde luego lo que no sabía, es que la pérdida irreparable de esa persona, me hiciera recordar un momento, una etapa, un ciclo, estudiante de enfermería en el último año de carrera y en vísperas a pocos días de culminar. Un recuerdo tras otro, valorando lo fugaz y lo sencillo, como hoy me decía un amigo..."la vida...te para y empuja, te entretiene y te atrapa, te trae y te lleva..."
Ese momento y otros, en los que en la distancia y en la cercanía, en el acuerdo y en el desacuerdo, en el arrebato y en la testarudez, en el cariño y en la comprensión, en la dureza y en las confidencias, pude estar cerca y aproximarme a lo que son las personas.
No has avisado, no querías dejarnos, seguías imparable...
.
Carmencita, compañera, admiro tu testimonio y legado, lo que queda, lo que significas, lo que has vivido y experimentado, tu fortaleza y tu debilidad, tu energía y posicionamiento, tu orden y castigo, tu benevolencia y tu condescendencia. Tus ganas de seguir ayudando y gestionando el desorden… lo demás no importa, ¿qué dejaremos los demás?. ¿Qué dejarán esos, los que no son capaces de entender más allá de los pasillos y corrillos?, ¿Qué dejarán los que no entienden que esto llega y pronto pasa?. 



                                         

    En el día del homenaje y reconocimiento a su labor y trayectoria:

Buenos dias, Bienvenidos a todos a este acto-homenaje de reconocimiento a nuestra coordinadora de Trasplante… Carmencita.
Y quería aprovechar en primer lugar, para disculpar la ausencia del Director Gerente que en estos momentos se encuentra reunido junto con la Consejera de Hacienda con la Delegación del Banco Europeo de Inversiones, en la negociación de la financiación de la futura obra,  Decía que hoy la casualidad, el azar, ha querido que sea yo quien represente a nuestra Institución en este homenaje y ello me complace por doble motivo.
Por una parte desde un punto de vista personal, porque también el azar, la suerte, hizo que yo fuera alumna en su entonces unidad de politrauma, y así la conocí en su “hábitat”, oyendo por primera vez, con su característico tono…-tú aquí, tú allí, tu a desayunar, tu llevas las analíticas, tienes 20 minutos!-, fue un rotatorio de mucho aprendizaje y… ¡no lo debí de hacer mal! porque ese verano, ella me reclamó para trabajar en su unidad, eso sí, previa “ficha de antecedentes”… y allí trabajé por primera vez.
Pero como os decía, también desde un  punto de vista profesional y como enfermera, me llena de orgullo y así lo quiero transmitir, que Carmencita sea reconocida como merece es indispensable y de necesidad institucional...una trayectoria de impacto en la organización, interno y externo también, porque traspasó las paredes del humv y es referente en otras comunidades.-Lo difícil que es llegar a este tipo de reconocimientos-.

Hablar de Carmencita supone hablar de Trasplantes y no lo voy a hacer, porque los expertos que hoy nos acompañan, son los que deben hacerlo y por tanto me centro en su papel y su significado.
Resulta irresistible no mencionar o destacar, que el Trasplante y Donación en este hospital, guste más o guste menos, indiscutiblemente va ligado a su nombre, a su dedicación, a su protagonismo, a su organización, a su impacto y a su “genio y figura”, ella, la coordinadora de trasplantes o como le llaman en algunos foros…coordinadora de médicos…Carmencita.
Pero… ¿Qué ha supuesto Carmencita para el Hospital, para el Trasplante…
Pues lo que todos visualizamos cuando pensamos en ella.
Ella ha significado…coordinación, organización, decisión, apoyo a familiares, aumento de donaciones, facilitación, ordenación, cohesión de equipos y referencia nacional, por ello quiero decirle que por encima de procesos inevitables, ella es y será nuestra coordinadora de Trasplantes, aquella a la que  pacientes, familiares, profesionales y ciudadanos en general quieren e identifican, ellos que son los que hacen posible el milagro del Trasplante, gracias a su generosidad desinteresada.
Por ello, Carmen, todos los que estamos aquí y puedo asegurarte que los que no están también, te damos las gracias. Una palabra muy corta y breve para una trayectoria tan larga y vivida en crecimiento personal y profesional, pero dicha desde el sentimiento de reconocer el valor aportado.   

Zulema Gancedo. Directora de Enfermería. 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respeto y sentido, del común también

Entrada destacada

QUE NO SE ACABE AGOSTO

Que no se acabe agosto, que me estoy curando… vine a sentir…. y se ha convertido en mi mantra vacacional. Abordé las vacaciones de ver...