lunes, 1 de mayo de 2017

CULPABLE



Una primavera más, donde todo parece igual… pero se agradece la llegada. Los días son más largos y la luz del sol más brillante.
Ayer Menchu me contaba lo preocupada que está porque su Vicente no se cuida, ha estado ingresado recientemente y aún no se ha recuperado.
-Está muy débil, respira como puede, tiene que hacer bien los inhaladores, como le dice la señorita, ya sale a pasear, muy poco, pero no hace caso de nada. Ha cogido frio y se ha vuelto a poner malo, se paró en la calle a charlar y…cogió frío.
Él, Vicente, replica que le cansa que le repita y le diga una vez y otra lo que tiene que hacer. Si, se paró a saludar a unos amigos que le llamaron y en la calle hacía viento frío.
–Pues hay que resguardarse, desde entonces estás con flemas otra vez, y no hay forma señorita, de que se cuide, y yo estoy todo el día cuidándole para que no se enfríe, para que esté todo limpio por si el polvo le hace daño, no voy ni a la playa, ni salgo con amigas, siempre con él desde que está enfermo. Yo trabajaba y le cuidaba y ahora que me he jubilado sigo cuidándole pero…no hace caso. Se enfada… y me insulta, si…jum…no vea…- y asiente varias veces con la cabeza, como quien muestra confesión de pecado. El permanece impasible mirando hacia abajo y arriba, como distraído y se pasa la mano por la barbilla.  -Ella es la que se tiene que cuidar, no se cuida nada, no hace caso a nada, ha estado “mala” y no ha ido al médico, no ha dejado a la hija ni a mí, llamar para pedir cita.- Replicó Vicente.

Virginia es una mujer entusiasta, feliz con aquello poco que puede tener y lo transmite. Detrás hay una mujer coraje, afectada “por el bronquio”, como ella dice, y aunque ahora está mejor, es una incumplidora, en términos de adhesión terapéutica, deliberada e inconsciente. Un síndrome de solapamiento, la tiene atrapada entre inhaladores. Fue fumadora –hace ya dos años que no fumo- y sonríe orgullosa, pero cambia el semblante cuando responde al preguntarle si su marido fuma… -mucho, no para, está agobiado y enfadado, gruñe, no reconozco a mi marido, con lo que era… y me afecta… ha estado en el paro mucho tiempo, volvió a trabajar pero ahora está otra vez-.  Virginia es de esas mujeres vivarachas, sonrientes, capaz de hacer sorteo entre dificultades y de repartir un cuarto entre diez a partes iguales maneja varios dispositivos pero no se administra todos, - …te voy a decir una cosa, bueno si, a ti te lo puedo decir…- y busca mi aprobación, -en mi casa, estamos todos de los bronquios.
Ella que es lista como si la vida le hubiera dado razones, identifica claramente su disnea si le “pega la fatiga”, y sabe qué inhalar si la fatiga aprieta, si es matinal o de esfuerzo y economiza con algún dispositivo… porque es el mismo que toma su hija… y ahí me hace un guiño con un gesto cómplice buscando aprobación…y de nuevo como si de confesión de pecado se tratara. Seguro que le afecta el humo y...el humor.

-Buenos días-,
-Buenos días Santiago, qué te pasa, te veo apurado…te he visto nervioso cuando he salido.
-…estoy mal, no sé cómo decirlo…
-Prueba, no tengas miedo, no pasará nada.
-He recaído, he vuelto a fumar, no tengo perdón, te he fallado, no tengo excusas, no sé qué me va a pasar, tengo revisión en cardiología, quieren ponerme un aparato en el corazón, pero mal estoy muy mal. Salgo a dar un paseo y entro a tomar un café porque tengo mucho tiempo libre y claro…un café y…fumo.
-…
-…
-Lo sé, no puedo, no debo… no sé cómo voy a hacer, me tengo que ir a algún sitio, no sé, solo, dónde no haya nadie, fuera de aquí, hasta que se me pase, no se…
Y me mira...me observa, como si de confesión de pecado se tratara.     

Pacientes que requieren acompañamiento terapéutico, alfabetización, educación en su proceso de enfermedad crónica, apoyo terapéutico, terapia conductual, deconstrucción de creencias… y confianza, mucha confianza, para establecer el vínculo de la relación terapéutica necesario. Esa relación de ayuda, de negociación intersubjetiva en la que a través del discurso establecemos y construimos el binomio salud-enfermedad. Un proceso en el que el método contempla la transmisión de los significados entre personas y grupos, conscientes del potencial de curación de esta relación terapéutica.
En la comunicación terapéutica el paciente es el protagonista, el que habla, y el profesional el que escucha y lo acompaña en su proceso de elaboración. Para ello, requiere habilidades y conocimientos pues se trata de favorecer su autonomía, intentando que alcance el mayor bienestar. Se trata de una relación vivificante cuando el profesional conoce sus posibilidades y es capaz de poner en movimiento el potencial y recursos que tiene el paciente o la comunidad para hacer frente a su situación, fomentar la autoeficacia sin dependencias, en una relación de apego y transmisión que es buena también para el profesional, pues facilita el crecimiento personal y laboral. 
 ¿realmente nos podemos desligar de una intervención paralela, reflexiva y necesaria dirigida al logro  que nuestros pacientes han de alcanzar? O esperaremos a la siguiente primavera…

A veces creo que la primavera es una estación intermedia para avivar, desempolvar y desapelmazar los lastres del largo invierno, como si de vieja lana se tratasen.



2 comentarios:


  1. La comunicación es clave en nuestras profesiones, y como tal una habilidad a cultivar y mejorar. Gracias Zulema.

    ResponderEliminar
  2. Así es, escucha activa y afectiva, sin generar dependencias para poder trabajar problemas. Trabajar con la autoeficacia. Gracias Pablo.

    ResponderEliminar

Respeto y sentido, del común también

Entrada destacada

La formación continuada, un compromiso profesional como enfermera

Nos encontramos en una época en la que el conocimiento está al alcance de un click, favoreciendo tanto el enriquecimiento personal com...